Digitalizar tu vida cotidiana

Con el deseo de ir definiendo la sociedad digital que nos rodea y con el estímulo que supone convertir en modelos digitales todo cuanto nos rodea de manera cotidiana, trabajamos duro en lograr ese tránsito. Por un lado con clientes que lo piden y lo disfrutan y por otro con startups participadas con las que recorremos ese camino en común.
La tecnología modificará la manera de hacer las cosas. Todos estamos interconectados en todo momento y lugar, las redes son el oxígeno y el aire y es a partir de todas las interacciones en las redes que lo rutinario se automatiza. Parece evidente que la tecnología y lo digital cuando está al alcance de todos mejora la vida pero amenaza los recursos. Por eso vivimos una época donde crece la conciencia y la responsabilidad sobre nuestro entorno, sobre este planeta mal herido.

Redconvive pertenece al segundo grupo. Una startup de base tecnológica que se focaliza en aspectos que hasta ahora eran exclusivamente analógicos. Actualmente ya permite que los propietarios voten en junta a través de la red y que esta votación tenga validez legal. A mi modo de ver este es un punto muy atractivo por lo transparente y democrático que supone. Convocatorias, delegar votos, actas automáticas, sin papeleos, aplicando legislaciones autonómicas y nacionales, sin grandes complejidades ni configuraciones y atendiendo a modelos según la normativa vigente. Que Ruben y Mario, sus fundadores, vengan del sector ha sido clave. Rodeados de buenos tecnólogos, del soporte de IDODI y de una buena base de gestión han logrado un gran producto.

Estos días están en pleno lanzamiento con todas las funciones renovadas de la Web y de la App mucho más orientada a profesionales pero que permite crear contenidos en remoto. Las métricas y las suscripciones no hacen más que crecer.

Las startups deben dar respuestas cercanas a problemas cercanos. Me interesa algunas de las aportaciones que hace este producto. Redconvive permite anticipar reuniones de vecinos, dar acceso al voto web o móvil con validez legal, desmontando así muchas barreras tradicionales sobre la representatividad presencial. La verdad es que muchos propietarios pagarian lo que fuera por no tener que asistir a las reuniones de vecinos si con un voto telemático o una asistencia digital fuera posible evitarlo. Pues no es necesario que paguen mucho, es incluso posible de un modo freemium.

En definitiva, un producto más del que tengo el placer de ser parte del accionariado, del que a buen seguro ofrecerá buenas noticias y que, aunque despacio, va afianzando su camino. Digitalizar la vida, simplificarla, retirar intermediarios y facilitar el acceso a todo el mundo, de eso va esto.