Robots que prefieren libros de papel

En la Biblioteca Nacional de Noruega se encuentra el bibliotecario más rápido y eficiente del mundo. Una especie de entramado complejo y robotizado que a simple vista parece una película de ciencia ficción. Almacena y recupera todos los libros de manera automática. En menos de medio minuto una grúa mecanizada se mueve hasta localizar tu demanda o, al contrario, para retornarla a su punto de origen. Y no es el único lugar del mundo que utiliza este engendro. La Universidad de Missouri, la biblioteca robot de la Universidad Macquarie de Australia o la subterránea Biblioteca Joe and Rika de la Universidad de Chicago son otros ejemplos.
Gracias al sistema creado e implementado por Dematic se pueden almacenar más de tres millones de libros. Parece extraño que en el mundo de los datos, en la era digital donde el papel da paso a los bits, en la época donde se discute el papel como soporte, la robótica esté concediendo una nueva vida al libro tradicional.

Pero de eso se trata. De eficiencia. Se puede modificar la cadena de valor y sin embargo tener oportunidades en los propios procesos. Este híbrido entre un futuro automático que salvaguarda objetos tradicionales conjuga la metáfora de nuestro tiempo. Si evidente es que nuestro futuro explora todo lo que sea digital y eliminará aquello que no se pueda soportar bajo el criterio de la Nueva Economía, también es cierto que algunos procesos podrían salvarse si en ellos interviene la ‘mano’ de un robot.

Como si de una cadena de montaje de automóviles se tratase, esta trama de vías y carriles, verticales y horizontales, representan ese juego entre lo nuevo y lo viejo, entre lo que se queda atrás y lo que vendrá, pero lo hace con un sutil dato a tener en cuenta: el uso de la tecnología podría ser la clave de una convivencia entre un mundo en decadencia y uno nuevo que deberá inspirarse en él para ser mejor.

Estoy seguro que echaremos de menos vagabundear por las estanterías de una biblioteca. Revisar, ojear y chafardear entre libros y contraportadas. Pero a eso si que deberemos renunciar a cambio de una información detallada, previa y exacta, de lo que nos conviene leer, nos encantará leer y además sabremos perfectamente cuando y como hacerlo mejor. El big data nos ayudará, la robótica nos hará todo más sencillo, nuestros dispositivos se comunicarán con esa biblioteca y, si queremos, alguien o algo nos acercará ese libro donde estemos o estaremos.

El video no mató a la estrella de la radio, un ebook no matará al libro de siempre. Pero como hicieron las redes sociales y la digitalización de la vida cotidiana con la radio, haciéndola más social, distribuida y participativa, los robots y el software automatizado, crearán una nueva manera de vivir la propia lectura. Ya no se trata sólo de combinar productos por servicios, se trata de convivir con el futuro.