La compra de Linkedin pone a Twitter en venta.

Hace un par de meses estuve en Fort Lauderdale ofreciendo una conferencia para el ecosistema empresarial vinculado a Microsoft. La experiencia fue extraordinaria y, de la mano de uno de sus vicepresidentes, Tyler Bryson, me explicaron la voluntad de la empresa por adentrarse en las comunidades profesionales y redes de alto valor. Aunque no se pronunció estaba claro que el mayor exponente en ese sentido era Linkedin. No sé si él sabía lo que se estaba cociendo.  Ayer Microsoft anunció la compra de LinkedIn por $26,200 millones. Está claro que esta operación responde al objetivo de volver a ser actor destacado dónde ocurren las cosas hoy en día.

Una vez Microsoft decidió que el negocio ya no estaba en la venta de licencias de software o del hardware, ha decidido lanzarse a la conquista de otro escenario. Llevan tiempo haciéndolo, esto no es nuevo. Otros como IBM han emprendido caminos parecidos. Hace años que están centrados en la inteligencia artificial cognitiva de la mano de su programa Watson por ejemplo. Pero Microsoft lo ha intentado con los teléfonos, los buscadores y el código abierto. Sin embargo ahora han decidido convertirse en un actor determinante en la red social de la mano de los casi 450 millones de usuarios que tiene Linkedin.

No voy a hablar del motivo. Otros lo han hecho de manera brillante. El escenario de adquisiciones sigue apasionante. Microsoft da el pistoletazo a que se produzcan otras en breve por parte de otras grandes corporaciones. De hecho todo el mundo ha empezado a mirar a Twitter por el especial momento agridulce que viven y por estar a tiro de muchos grandes. Grandes que compran en momentos muy concretos, cuando esa compra ofrece una variable a nuevos negocios y permite establecer frontera y dominio en un campo concreto. Es apasionante ver como se producen estas operaciones corporativas en Silicon Valley.

Hace cinco años, la propia Microsoft compró Skype, por $8.500 millones de dólares y en 2013 se hizo con el paupérrimo negocio de móviles de Nokia por $6.130 millones. Facebook compró Whatsapp por $22.000 millones hace un par de años e Instagram por $1000 millones. En estas operaciones ya queda como antigua y exigua la compra que hizo Google sobre Youtube por $1650 millones. Ahora el catálogo corporativo la encabeza Yahoo por un lado y, como decía, Twitter por otro.

De hecho, la diferencia entre una y la otra es notable. Yahoo está técnicamente cerrando su propia venta y en pocas semanas sabremos quien se la queda. Sobre Twitter es distinto. En su caso, tras la estrategia de Microsoft por convertirse en un actor importante en el espacio del social media, convierte a los del pajarito azul en la mejor herramienta para tomar ventaja en ese universo y de manera rápida. Tengamos en cuenta que Twitter necesita un revulsivo incluso diría yo que conceptual. Su crecimiento se estancó y se ve superado por todas partes. Snapchat, el propio Facebook con modelos instantáneos como Messenger u otros, le están dejando cada vez en una posición menos relevante.

Sus más de 300 millones de usuarios y el uso diario de un tercio de ellos todavía son cifras respetables que pueden ir perdiendo peso en el futuro no obstante. Pero en un marco de desarrollo de negocio complementario para otra gran compañía la hace muy atractiva y, como pasa con lo que ha hecho Microsoft con Linkedin, en según que casos comprar Twitter puede ser una buena operación para el que compra y para el vendido.

Tengo claro que desde ayer, en el momento del anuncio en cuestión, Twitter se puso en venta. Tengamos en cuenta que su valoración bursátil ha caído bastante. Lo hizo rápido y, en términos técnicos, la empresa ya cotiza en un aspecto de madurez que la hace atractiva para cualquier pretendiente. Ya no es un producto bursátil tan reciente. 

Pero la pregunta es ¿quién podría comprar Twitter? ¿Podría ser Facebook? ¿Google? Son clarísimas las sinergias entre todos ellos. Especialmente entre la apuesta de Facebook y Google por el marketing a tiempo real. La primera está detrás de todas las innovaciones sociales en ese sentido gracias a Messenger Bot o Facebook Live y la segunda incluso está experimentando con Advertising Age a fin de permitir a sus anunciantes complementar sus anuncios a tiempo real con interacciones en medios sociales. 

En todo caso, al parecer, los inversores ya empiezan a pensar que Twitter está técnicamente en venta. Se considera uno de los siguientes candidatos a presidir titulares de este tipo. Las razones hacen más referencia a su estado de salud que al valor sustancial del producto. Lo que en ocasiones es una buena noticia. Sus acciones están a $15 lo que viene a ser un precio muy asequible para lo que va a valer en cuanto este asunto vaya tomando color.  Wall Street ya no suena bien para Twitter y sus informes financieros son francamente decepcionantes. Jack Dorsey no ha logrado todavía demostrar que puede hacerse cargo de Twitter y Square a la vez y el tiempo se agota. El miedo a hacer un Foursquare planea hace meses por el 1355 de Market Street. Por eso, lo que ayer pasó con Linkedin puede haber sido el empujón que necesitan.