¿Qué es el Blockchain? ¿Cómo me afectará?

Era febrero de 2014. Habíamos acabado la jornada. Londres estaba espectacular y, cómo muchas tardes, fuimos al Blind Spot en Leicester Square. Allí escuché por primera vez el término ‘blockchain’. Por lo menos bajo la conceptualización que ahora tiene. Fue un desarrollador de algoritmos de la propia City quien me lo explicó. Me dijo literalmente ‘es el mayor avance socio-tecnológico que ha vivido la humanidad, más que el propio Internet’. No se equivocaba. Aunque todavía no lo podemos percibir, cuesta, la revolución de las criptomonedas está por llegar. Estamos en aquel punto anterior en el que se encontraba la propia red antes del lanzamiento de Google.

Si en 1994, justo en los primeros pasos de Internet, alguien nos hubiera aventurado en lo que ha acabado siendo, no nos lo hubiéramos creído. Una red articulada por las propias personas generando contenido sin intermediarios y donde todo el mundo es emisor y receptor. Algo parecido pasa con el blockchain. Si te cuentan ahora lo que va a ser no logras comprender la verdadera envergadura del asunto. Es pieza fundamental del puzzle tecnológico que vive la humanidad. Especialmente en lo que viene en los próximos cinco o seis años. Tanto o más que los coches autónomos, inteligencia artificial o la realidad virtual.

Estamos en aquel punto anterior en el que se encontraba la propia red antes del lanzamiento de Google.

El problema es que cuando alguien nos dice que un coche autónomo es un coche que va solo la gente lo entiende. Si hablamos de una moneda que es diferente, que no la pone en circulación ningún banco, que no depende de ellos, que cuando haces una transacción se estructura en partes, en bloques, y que eso hace que todo el modelo de uso cambie. Creo, sinceramente, que el problema está en que cuando se habla de blockchain se habla de lo abstracto en lugar de lo práctico. Digamos que lo que ‘nos pone’ no es como funciona una tecnología sino el como nos afecta como bien explica Samir Goel en '5 Ways Blockchain Technology Will Transform The World Around Us'.

Voy a intentar explicar lo que la criptomoneda hace y no lo que es. A ver si así, mi principal lectora, mi madre, lo puede entender. Recordemos que este blog nació hace más de una década por que ella me preguntaba cosas económicas y yo decidí obligarla a conectarse para leer las respuestas. Así empezó. Por eso vamos a hacer este esfuerzo de clarificar que hace, y no que es, esto del blockchain.

Realmente, blockchain no es más que una nueva forma de almacenar, transmitir y verificar la información de un modo que sea más seguro y más fácil de acceder. Cuando se pone así, suena bastante sencillo. Sin embargo, lo que lo hace complicado es que, al igual que la imprenta en el siglo XVI o la propia red, la adopción de blockchain cambiará completamente la forma en que nos comunicamos y transaccionamos unos con otros. Es por eso que es determinante. Blockchain nos cambiará decenas de aspectos importantes en nuestra vida y transformará notablemente el mundo que nos rodea. De verdad, es así. Aunque te venga como algo lejano, te suena como te sonaban las redes sociales en el año 2003 o las plataformas colaborativas en 2009. No te sonaban.

Digamos que lo que ‘nos pone’ no es como funciona una tecnología sino el como nos afecta.

El blockchain afectará a la banca y los pagos. El sector financiero es el primer sector mencionado al discutir sobre el impacto del blockchain. Y hacemos bien. Incluso las naciones más avanzadas tecnológicamente no tienen un sistema eficiente para mover dinero de un lugar a otro. El modo de distribuir la información de verificación del blockchain no está en un solo lugar y eso hace imposible la afectación de ataques. La lista de transacciones en esa cadena se mantiene en los llamados  ‘ledgers’ de todo el mundo en lugar de en un solo lugar. Cuando se realiza un cambio en uno, se reproducirá en los libros de contabilidad. Es como si estuvieras editando tu G-Suite sin conexión y sincronizando con todos los dispositivos que tiene G-Suite cuando recuperes la conexión. Esto mejora en gran medida la precisión de las transacciones y reduce el fraude de identidad, la manipulación de datos y los desacuerdos sobre cualquier transacción.

El blockchain convertirá en seguro cualquier donativo. La ayuda extranjera y la ayuda humanitaria han sido vistos desde hace tiempo con cierto escepticismo. A menudo, no está claro si la financiación llega al beneficiario final o, en su lugar, apoya a un régimen opresivo o simplemente está mal gestionada. Recientemente, el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas exploró el uso del blockchain para mitigar este riesgo. Las soluciones basadas en cadenas de bloques permiten una mayor responsabilidad, medición y confiabilidad para el despliegue de la ayuda, ya sea en forma de dinero, alimentos o suministros médicos.

Blockchain nos devolverá nuestra intimidad. En el mundo del ‘bigdata’ la privacidad es el tema clave. Con nuestras interacciones en Internet constantemente monitoreadas, nuestros teléfonos revelan perpetuamente nuestra ubicación y la inteligencia artificial utiliza nuestro historial para predecir nuestras acciones futuras. Hemos perdido la privacidad a cambio de no sabemos qué exactamente. Pero la infraestructura de información basada en la cadena de bloques logrará que sea mucho más difícil el uso de cierta información relevante sobre cada uno de nosotros. La propia identidad que utilizamos al navegar podrá ser alojada en múltiples ubicaciones con todo lo que ello supone.

El blockchain evitará el fraude electoral. Nuestro sistema electoral es, más o menos, el mismo hace siglos. Una urna, una cola para votar y una papeleta. Identidad mostrada en un papel, verificación y poco más. La tecnología, cuando ha querido ser incorporada en el ‘televoto’ no ha producido garantías. De hecho, a cada propuesta de llevar a cabo este tipo de proceso, en muchos casos ha sido retirado por miedo a un ‘hackeo’ electoral. Blockchain puede jugar un papel clave en esta transformación al permitir que los votantes voten directamente desde su casa. Imagine la identificación personal instantánea y precisa y el conteo de votos a tiempo real sin opciones al fraude, el error o la suplantación. La clave de identificación única haría imposible que un elector emita votos múltiples.

Seguramente lo más complejo de entender del blockchain es lo que es, como funciona o como se estructura. Se le suele comparar con otras divisas. Se dice que es como el oro, como el petróleo. Pero en realidad eso no es del todo correcto. Para entender bien lo que es, debemos saber lo que provoca. Así es más fácil. El blockchain no la veremos físicamente excepto en alguna anecdótica revelación publicitaria. No será física porque no lo es. Es una moneda digital y, al tiempo, será la columna vertebral de muchos sistemas con los que interactuamos ahora mismo. Aunque no entiendas su tecnología asociada, no te preocupes, lo importante es entender como va afectar tu vida. Porque la va a afectar de manera muy importante.