COCINANDO LAS CIFRAS DE PARO

Está en el horno un pastel. Lo sacarán en breve y su sabor es agridulce. En unos días, cuando el gobierno anuncie la cifra de paro de diciembre, nos va empachar tanto edulcorante. Un postre de mierda que será un monumento a la manipulación más absoluta. Ayer tuve una conversación con alguien con responsabilidades en el ministerio implicado y ya me advirtió que los datos que se van a publicar ya están claros. Lo han filtrado a varios periodistas y opinadores, está hecho con premeditación estratégica. 

Como el verdadero recuento de desempleados se finiquita el 21 de cada mes ya sabemos que la destrucción de empleo este final de año va a ser mínima. Apenas 24.000 nuevos parados se incorporarán a la lista maldita. Objetivo mediático conseguido: fin de 2009 con menos de 4 millones de desempleados oficiales. Corbacho es un mago que ejecuta las órdenes al pie de la letra y se pasa por el arco del triunfo la lógica y la ética. 

Con el sistema de medición adoptado en los últimos años no se puede entrar en debate. La metodología de edición de datos responde a los intereses retorcidos del que los publica. Justo en el momento que se publiciten esos datos, casi un millón de personas estarán en el limbo de los desempleados, un espacio en el que ni eres trabajador ni eres parado, sólo puedes permanecer como “individuo en formación”, y medio millón más estarán en el purgatorio de los expedientes de regulación. En total un millón y medio de trabajadores que están en paro no figurarán en la lista oficial del INEM

  1. Que te tome por tonto el gobierno es una opción. De hecho es casi normal que lo piensen. Ganaron dos elecciones. Mientras toda la prensa internacional gritaba avisando a los españoles de la que se nos venía encima, el votante medio ibérico votaba a los que negaban esas “mentiras interesadas del exterior”. 
  2. Que la oposición nos tome por idiotas es otra opción. De hecho es más que normal que así lo piensen. Casi ganan dos elecciones. Mientras toda la prensa gritaba avisando a los españoles de la que se nos venía encima, el votante medio ibérico votaba a los que no se habían ni inmutado mientras se gestaba la crisis.
  3. Que la prensa publique el próximo dia 2 de enero titulares como: “se detiene la destrucción de empleo”, “menos de 4 millones de parados”, “el gobierno detiene el aumento del paro”, “la recuperación es un hecho” o lo que es peor “finalizamos el año a punto de crear empleo, lo que aventura que el final de la crisis en España es algo inmediato”. Y se quedarán tan anchos. Tendremos que rebuscar en medios digitales para encontrar un análisis real, más allá del teletipo facilón e interesado, que aporte la traducción de las cifras reales. Costará. 

Claro que, como me contaban, el Ministerio sabe que mientras la crisis de los medios de comunicación sea del calibre actual, no va a haber demasiado problema para publicar lo que interese. Son muchos los mecanismos para lograr esa laxitud crítica. Por un lado la publicidad institucional que siempre está en juego, las subvenciones por contenidos culturales que aporta mucho dinero al sistema periodístico y la gestión implicada de empresas semipúblicas. Todos ellos son elementos que abonan un modelo intervenido en la práctica.