¿CRISIS? ¿QUE CRISIS?

Es difícil trasladar la sensación de crisis o recesión cuando, al poner la televisión, se ven miles y miles de coches en atascos monumentales, los hoteles repletos, los cajeros resecos y los restaurantes a reventar. Comprendo que lo que hacemos unos pocos sea algo parecido a lo que sucedía en aquella fábula en la que alguien avisaba de que acechaba el lobo y parecía que no era cierto. Sin embargo, en un par de meses, cuando esto esté aun más precipitado, aportaré unos curiosos datos y detalles de cómo se desmontó la economía argentina y de cómo se lo pasaban de bien consumiendo la noche antes del corralito. Aquí no sucederá pero el síndrome del rico virtual es muy similar.Como anticipo diremos que el viaje a Turquía ahora cuesta la mitad que hace tres años. A simple vista es muy asequible, ahora no se puede rechazar. Dejamos de comprarnos el coche y un traje, pero nos vamos a Turquía. Va por ahí…, y por cierto, recuerden que, en la fábula, el lobo, al final, devoró al protagonista.