El debate sobre los datos, los avances tecnológicos y la ética. Privacidad y autonomía.

El debate sobre los datos, los avances tecnológicos y la ética. Privacidad y autonomía.

Te despiertas y un mundo tecnológico se te viene encima. En horas de cambio climático, política inservible e incertidumbre económica, que la innovación tecnológica avance a la velocidad que lo hace se suele celebrar mayoritariamente. A excepción de algunos países como el nuestro, la mayoría de gobiernos compiten entre sí para atraer a las empresas de tecnología, con políticas fiscales y educativas cada vez más centradas en las necesidades de los desarrolladores de tecnología. Estamos en medio de una nueva Revolución Industrial y reverenciamos las nuevas tecnologías fijando nuestras esperanzas para el futuro en ellas.

La innovación disruptiva y alto riesgo que comporta son el ADN de las startups.

La innovación disruptiva y alto riesgo que comporta son el ADN de las startups.

Tras el anterior episodio de 'Economía de Futuro' en el que definimos que era eso del temido 'Death Valley' o valle de la muerte por el que pasan muchas startups. Lo cierto es que para superar ese espacio complejo hay que tener un producto innovador y disruptivo en la mayoría de los casos. Por eso el siguiente capítulo lo dedicamos a la innovación en si misma. A esa manera de hacer que tienen las empresas tecnológicas con alto valor de crecimiento. Para ello visitamos a Viuing y me vestí de 'periquito'. 

¿Qué es la Transformación Digital? ¿Una revolución social o tecnológica?

¿Qué es la Transformación Digital? ¿Una revolución social o tecnológica?

Descrito por algunos como la cuarta revolución industrial, la transformación digital se ha infiltrando en el léxico cotidiano en los negocios. La transformación digital está cambiándolo todo. Está sucediendo en tu casa, en el trabajo y en cualquier lugar. No hablamos sólo de algo que afecta a los negocios.

Cuando el 'voyeur' ya no es una persona sino un dispositivo IoT.

Cuando el 'voyeur' ya no es una persona sino un dispositivo IoT.

Existen teléfonos inteligentes, televisiones inteligentes, coches inteligentes y, por supuesto, vibradores inteligentes. Así es como define la empresa canadiense Standard Innovation al cachivache que fabrica llamado We-Vibe y que tiene como propósito ofrecer soluciones a la sexualidad de sus usuarios. De momento, un éxito de ventas por cierto.

Olvida la versión oficial. Los robots no te van a quitar el trabajo de momento.

Olvida la versión oficial. Los robots no te van a quitar el trabajo de momento.

El empleo del futuro está en juego. Todo el mundo parece estar de acuerdo. En cada conferencia que ofrezco o en cada curso que imparto a empresas, el temor a un futuro incierto es algo previo que está como instalado mayoritariamente. La impresión inicial siempre es la misma. Se está tatuando socialmente una especie de discurso oficial acerca de que la tecnología ha llegado para destruir la ocupación que, aparentemente, tan bien habíamos estructurado. Permitidme que ponga en duda esta última afirmación.

El modelo de negocio del taxi será el transporte de datos y no de personas.

El modelo de negocio del taxi será el transporte de datos y no de personas.

Hailo, una aplicación fundada por un grupo de taxistas de Londres en 2009 se fusionó con Mytaxi el año pasado. Ahora la marca resultante es esta segunda. El gigante automovilístico Daimler, propietario de marcas como Mercedes, adquirió una participación de 60% de la misma. A Hailo la conozco principalmente por que la utilizo en Dublín combinada con Uber. Dependiendo del desplazamiento que tengo previsto solicito uno u otro. Allí no hay protestas ni manifestaciones por parte de nadie. El motivo puede estar en que la legislación no penaliza al taxista ni lo deja desamparado ante una competencia que juega a otro deporte.

Últimos días para participar en el segundo Nuclio Weekend

Últimos días para participar en el segundo Nuclio Weekend

Hace unas semanas hablé del papel indispensable de un nuevo concepto de incubación empresarial llamado Venture Builder. Indispensable para un espacio productivo que debe poner foco en las empresas tecnológicas. Recordemos que las startups están siendo el motor que impulsa nuevos modelos de negocio, la disrupción de muchos algo más antiguos y, en definitiva, el vehículo por el que muchos países de nuestro entorno han iniciado la mutación de sus modelos de crecimiento económico.

¿Qué es el temido Death Valley por el que pasan muchas startups?

¿Qué es el temido Death Valley por el que pasan muchas startups?

Tras el anterior episodio de 'Economía de Futuro' en el que definimos cual era el tercer escalón por el que subían muchas startups, las conocidas aceleradoras de negocios, en este quinto episodio seguimos avanzando en conocer cuales son los pasos y etapas por las que pasan este tipo de empresas tecnológicas con alto potencial de crecimiento y que están marcando el ritmo de la nueva economía. En concreto hoy hablaremos del temido Valle de la Muerte, también conocido por 'Death Valley'.

Del carro de caballos al coche de motor. Innovación, cultura, leyes e intereses.

Del carro de caballos al coche de motor. Innovación, cultura, leyes e intereses.

El futuro del sector automovilístico pasa por una reinvención total. Ya no se trata de incorporar ‘moderneces’ al panel de mando. Ni siquiera si van a poder conducirse solos o no. El asunto es cultural, sociológico. Que la mayoría de marcas estén en plena vorágine inversora buscando donde meterse para pivotar el negocio es síntoma de que ya se han dado cuenta.  El niño que no conducirá jamás ya ha nacido y la persona que nunca tendrá un coche propio ya va a la universidad. Muchos de los que tuvimos uno de estos artilugios y que nos los quitamos de encima hace años, nunca más compraremos ninguno. La clave no es tanto si el vehículo está conducido por alguien o va sólo. La verdadera revolución social vinculada a la tecnología es que ya no es un tema de dejar de ser ‘conductor’, el asunto es que la gente deja de ser ‘dueño’.

Que los robots paguen impuestos es una muy mala idea.

Que los robots paguen impuestos es una muy mala idea.

El fundador de Microsoft, durante una entrevista que concedió a Quartz, se mostró escéptico sobre la capacidad de este mundo para gestionar una automatización veloz. A eso añade que para prevenir un desastre monumental los gobiernos deberán aplicar un impuesto robótico. Asegura que si esa automatización continua a la velocidad actual el desastre será bíblico. Realmente, su propuesta de tasar a los robots se basa en la necesidad de reducir la velocidad de esa automatización. Algo que como contesta The Economist es inviable.