¿PROFECIAS O DEDUCCIONES?

ProhibidoAntes de nada quisiera lanzar tres apuestas. La primera responde a una creencia sobre el crecimiento de nuestra economía para el 2008. Considero que este año creceremos sobre el 0,5%. Parece una afirmación locuaz, poco dada por el análisis de los datos existentes y comparativos. Sin embargo sigo concediendo poco margen a este curso. Menos le doy al 2009 que creceremos en negativo y vamos a saber lo que eso significa en todo su esplendor. La segunda es una cifra compleja que quisiera enlazar a la coyuntura de retroceso real. La cifra de paro del mes de junio que se hará pública mañana alcanzará de largo los 50.000 nuevos parados. Y la tercera responde como respuesta a los que consideran que Trichet no se atreverá a subir los tipos el jueves. Adelanto mi impresión de que el incremento podría ser de medio punto, pero me quedo con un 0,25 % lo que pondrá cerca del 6% el Euribor que ya hace semanas que descuenta en futuros este hecho.

Estas tres predicciones no hacen más que delatar una senda oscura y que se presenta delante de nuestras narices. Nadie con menos de 60 años habrá vivido una situación económica más excepcionalmente negativa como la que estamos a punto de vivir con toda su virulencia. No tiene que ver con el paro, que también, ni con la inflación, que ayudará, ni tampoco con la productividad. Tendrá que ver con un cambio de ciclo, de procesos y de modelo, todo de una vez y sin caricias previas. Dos bofetadas bien dadas y despertaremos de este sueño de color pastel en el que vivimos desde hace quince años.

A la espera de ver como se retuerce la macroeconomía, las peores perspectivas se van traduciendo en descensos por todos los flancos, incluido el superávit público. La reducción del margen de maniobra del gobierno español es preocupante, pero tampoco será determinante en un correctivo internacional en el ámbito de los procesos sistémicos que andan en retroceso técnico. Ha tocado ahora, no es tanto responsabilidad de un ejecutivo como de una manera de entender el mundo y sus valores poco dados a un escenario de cambio radical. Que mal lo vamos a pasar…

Negociame  Wikio2