Aguas de Barcelona

ANOREXIA BURSATIL

El viernes pasado en la última tertulia de la temporada en Onda Cero dije que en las bolsa española había un engaño manifiesto que todos aceptaban como válido pero que, sin embargo, la mayoría de gestores espera que se evidencie tarde o temprano. El tema es que a pesar de las fuertes subidas del Ibex, en este índice se siguen viviendo verdaderos dramas de liquidez. No obstante, no es tanto lo que pasa en el selectivo como lo que está desencadenándose en el Mercado Continuo. Hay medio centenar de compañías que no llegan a intercambiar ni un millón de euros al día.

LOS ENEMIGOS DEL 2.0

El mayor enemigo de las redes sociales y de la propia web 2.0 son los fundamentalistas de esos entornos. Asegurar que en las redes sociales todo se convierte en oro es falaz y contraproducente. Es cierto que en los medios y plataformas de construcción social se producen efectos extraordinarios pero aquí nada es casual. La estrategia y el uso razonablemente profesional es el elemento que diferencia el éxito del fracaso. Sin embargo, hay un vacío enorme en lo que esa estrategia supone y la determinación de resultados objetivos. Se suele decir que “en las redes sociales hay que estar” sin saber exactamente que quiere decir eso.

ANOREXIA TRIBUTARIA

Que la crisis está impulsando un agujero en las cuentas públicas españolas es evidente. Por un lado el gasto público ha enloquecido hasta niveles inéditos y, por otro, los ingresos por impuestos se han desplomado también de modo alarmante. Se están enlazando diversos factores: la caída de demanda interna, el consumo basado en rebajas surrealistas, el paro y la menor actividad en todos los escenarios han repercutido definitivamente en el descenso de recaudación tributaria.