andalucia

Andalucía emprendedora

520914Este jueves estaré en Granada ofreciendo una conferencia invitado por la estupenda gente de Spiral Startups. El título será “Las claves de la economía digital”. Volver a Andalucía me ilusiona especialmente pues si hay una zona castigada por el desempleo en España y que precisa de toda la ayuda posible, es esa extraordinaria tierra. Los valientes que se lanzan por el estimulante acantilado de emprender tendrán siempre todo el apoyo que esté en mis manos. En estos días duros y complejos, lo daré hasta la extenuación. Siempre que puedo y la ocasión lo merece allí voy.
El ultimo informe de Analistas Económicos de Andalucía escupe unas cifras que deberían poner en la cola del paro a toda la clase política responsable, que se colocaran cogiditos de la mano y en fila de a dos, chupándose el dedo los unos a los otros, que debe ser como piensan vivimos los ciudadanos. La caída de la economía andaluza, según éstos expertos, será del 1,6% (teniendo en cuenta que es un comparativo contra el año anterior, no contra el inicio de este desajuste hace cuatro años) y el paro rozará el 37%. Podemos hablar de economía sumergida, de paro estructural, de recepción de ayudas, subsidios o meriendas variadas, pero la verdad es que fuera del circuito productivo oficial, el año que viene, en Andalucía, uno (casi y medio) de cada tres ciudadanos en disposición de trabajar no lo hará.

Sin consumo (casi un 3% menos), con el gasto público (motor efectivo económico de la comunidad hasta hace poco) y un descenso de la inversión superior al 7%, parece imposible dar la vuelta a esta situación. Por lo menos no con la disposición tradicional y con la visión de que lo que vivimos es una crisis.

¿Estamos drogados o que? ¿quién puede pensar que un paro de casi un 40% es motivado por una crisis coyuntural? ¿cómo se puede creer que el retroceso continuo de casi un lustro en la industria, los servicios en quiebra, el PIB en encefalograma plano, la banca insolvente y la capacidad productiva desactivada, se debe en exclusiva y de manera eterna por la explosión de una burbuja inmobiliaria cualquiera?

Si pensamos que la construcción y sus deshechos nos han traído aquí, lo mejor será que pongamos punto y final.  A partir de ahí, no hay siguiente capítulo. Sin embargo, si entendemos que esta “crisis” no es más que una modulación dramática de una nueva sociedad tal vez tengamos esperanza. No vivimos una época de cambios, vivimos un cambio de época.

El drama andaluz no es más que una fotografía de la situación global, retorcida y exagerada, con un aumento del contraste que obliga a verlo todo en mayor dimensión, pero que, por eso, precisa que se cambie de un modo más radical. Mientras los que dirigen o lideran procesos para modificar el camino emprendido sean los mismos, con las mismas manías, intereses y miedos, poco se podrá contar con lo público. Toca cambiar de ideas, algo que normalmente va asociado a un cerebro, y éste a una cabeza y ésta a un cuerpo, y normalmente, cerebro y cuerpo son una persona. Toca cambiar personas también. Pero sobre todo actitudes. Hay que impulsar soñar, sacrificar y arriesgar. Toca regenerar esta sociedad adormecida. Con emprendedores, con tecnología y con empoderamiento.

Mientras el riesgo de quedar en la cola del paro de los políticos y protopolíticos (asesores) sea cada vez más importante y factible, menos podremos esperar de todos ellos. El miedo paraliza y es inversamente proporcional al riesgo. La firmeza que debe tener un gestor público en estos tiempos es absoluta y sus decisiones deberían de ser independientes a su reelección. Vivimos tiempos de políticos suicidas, no hay más. O se la juegan responsablemente por todos o esto no tomará velocidad. En otros países lo están haciendo y nos adelantan sin poner el intermitente.

Espero que este jueves pueda inspirar a unos cuantos futuros emprendedores a tomar las riendas de su vida con mayores garantías, a los que ya lo son a tener herramientas que puedan mejorar sus proyectos actuales, a inversores a dar soporte firme, a instituciones a que se dejen de palabrería vacía y arriesguen y a los políticos (que siempre suele haber) que, por lo menos, se den por aludidos.

No somos héroes, no queremos golpecitos en la espalda, queremos ponernos en marcha y que eso no sea un problema repetitivo y humillante en ocasiones. Si estás por Andalucía y te va bien venir, te espero.

Entrevista en El Mundo

El pasado domingo también apareció en El Mundo una entrevista que me hicieron hace unos días tras un conferencia en Mijas. Durante más de una hora la periodista Berta González de la Vega me estuvo preguntando acerca de diversos temas: emprender, crisis, nuevo modelo, viajar y sociedad. Evidentemente todo lo que dijimos no puede reflejarse en una página de un periodico pero en esencia es lo que aquí os dejo. No puedo enlazar la entrevista digital pues está en el dispositivo Orbit que no permite (por lo menos yo no lo logro) un permalink eficiente y conectarla aquí. Por eso os la transcribo y os dejo la imagen capturada. Espero que os guste.

«Este país parece que se levanta con cloroformo y se acuesta con diazepam»

BERTA GONZÁLEZ DE VEGA ANDALUCIA| Pág. 36 EL MUNDO

Después de escucharle en Mijas, una se pregunta por qué no le compran los servicios de empleo una charla a este hombre y la pasan en todas las oficinas, para motivar, para dejar de pensar que nuestro futuro depende de los políticos, para darnos cuenta de que uno se puede arruinar y salir, en fin, para acabar apreciando que no hay nada como ser tu propio jefe si esa es la salida

Pregunta.-Usted ha hablado de un chalé en Santa Mónica con varias empresas, ayudándose, es difícil de imaginar aquí.

Respuesta.-Puede que ese chalé tal cual no lo sea aquí. Pero en España lo que impide esa actitud es el miedo al fracaso o esas ganas que hay en España de decir “te lo dije” si eso pasa. Porque, además, el volver a intentarlo es la única manera de que te salga bien. Y a este país también le ocurre que tiene unos políticos de una tremenda indigencia intelectual de todos los colores. Aquí hay que bajar los impuestos, premiar el trabajo y evitar poner trabas burocráticas.

P.-Premiar el trabajo va en contra de la cultura del subsidio, título de su último libro…

R.-La sociedad precisa de unos subsidios mínimos para garantizar el bienestar social. El problema viene cuando muchas cosas se han fundamentado en la capacidad de conseguir ayudas. Y eso acaba haciendo que esperemos continuamente que la solución venga de arriba y eso, colectivamente, puede hacer que no sepamos que entre toda esa gente sí que puede haber agentes de cambio. En Latinoamérica pasa lo contrario ahora.

P.-Quién nos lo iba a decir…

R.-No es un conjunto idéntico, que conste, hay distintas realidades nacionales. Pero es un hecho que las diferencias sociales han disminuido a la vez que aumentaba el crecimiento económico. Y a veces te das cuenta de que podemos tener más en común con un serbio que con ellos, a pesar del idioma. Ahora los españoles nos estamos acostumbrando a escuchar en esos países ¿qué es lo que usted dice que hace mejor que nosotros? Porque es verdad que muchos españoles, por serlo, llegan con esa actitud allí, de dar lecciones. Pasa también a los políticos cuando se habla del ataque de los mercados, cuando no quieren entender que van a por el débil y que, a la vez, la mayoría de esas operaciones financieras están basadas en aritmética. Otra cosa es que haya acciones políticas que estimulen ese desconocimiento real y que pretendan hacer creer que saben más, como que Grecia es recuperable para Europa. Ponen en marcha medidas que los mercados más inteligentes absorben y deciden que no son factibles. Son jueces implacables.

P.-Intenta contagiar optimismo, pero a veces se le escapan vaticinios muy sombríos…

R.-Como sociedad estamos corriendo el riesgo de ir a un modelo en el que unos pocos trabajen mucho de manera eficiente para que otros muchos trabajen poco o nada y sobrevivan con unos subsidios.

P.-Puede que a los millones de parados en las oficinas del Inem les vinieran unas charlas de las suyas.

R.-Habría que ver qué cosas se están explicando, a quién y para qué. Pero estamos en un país que me da la sensación de que se levanta con cloroformo en la taza del desayuno y se va a la cama con diazepam y así no se estimula, no se consigue nada. Aumenta es el miedo, que nunca lleva a nada.

P.-Antes, en un corrillo, le he escuchado decir que no le preocupa en exceso los recortes en I+D…

R.-Es que son los recortes de unos cuantos. Me muevo mucho y me cuesta conocer a gente con acceso a esos fondos. En esa lista suelen estar siempre los mismos y es verdad que incide en la capacidad de desarrollo de algunas ideas pero tengo claro también que hay otras que no tienen por qué esperar a que les den ese dinero: si tienes ganas de comer, vas a la cocina y no esperas a que te lleven el plato a la mesa.

P.-Y no tenemos una educación que fomente esa actitud…

R.-Tenemos una universidad incapaz de conectar con las necesidades reales del mercado. La universidad la hacen las personas que las componen. La buena noticia es que vamos a tener que cambiar y, si no lo hace nadie, hay que empezar por uno mismo. Lo que está por ver es si van a ser muchos, porque esta crisis yo la veo como un parto, a ver qué nace. Es una oportunidad para cambiar como no la hemos tenido antes, aunque sólo lo es si se la ve como la puerta, que ahora está entreabierta, para ir a un sitio nuevo.

P.-No estaría mal que los medios diéramos más cancha a los que han sido capaces de reinventarse. En EEUU, cualquier canal de televisión está lleno de esas historias…

R.-Bueno, incluso llegan al ridículo de ensalzar demasiado el American Dream, pero sí es verdad que podríamos estimular contando un poco más de lo que es capaz cada uno de nosotros. Los referentes son necesarios pero tenemos que filtrar y no caer en la caricatura del emprendedor. Propuse hacer algo como Emprendedores por el Mundo, para enseñar en televisión a esa gente que me encuentro continuamente en mis viajes y no he tenido ningún éxito.

P.-Usted viaja mucho por el mundo, ¿está notando algún cambio en la manera de pensar de muchas empresas españolas?

R.-Tienen que dar más importancia a las ideas. Puedo tener una y que no sea rentable porque a lo mejor necesito a un grupo y alguno de ellos es capaz de rentabilizarla de otra manera. Pero si yo no lo pienso antes no ocurre. Sólo quiero pensar.

P.-Ganar un poco de dinero tampoco está mal…Es más, puede ser necesario.

R.-He vivido sin dinero, lo he pasado mal y no espero volver a aquello, pero se sale, no es algo que dure para siempre y depende de la actitud. No todo lo que tiene precio es rentable y no todo lo que es gratis no lo es. Lo estamos viendo con modelos como spotify o gente que da de comer algunas cosas gratis en los restaurantes y cobra por otras. Todo está cambiando.

Más hipersociales

Mañana en Mijas daré una conferencia donde analizaremos los desafios que, desde el punto de vista emprendedor, tiene Andalucía y, por derivación, toda España. A mi modo de ver, una sociedad aletargada por culpa de no entender el cambio de modelo y sistema en el que estamos, que seguimos llamando crisis cuando no tiene nada que ver con ella y por eso se sufre especialmente, es una sociedad que pierde la oportunidad histórica de subirse a un tren que no sabemos si volverá a pasar. En concreto su título es “the crisis is over, welcome to new economy”.
Hace unos años visité Málaga, de hecho toda Andalucía, en una gira de conferencias y estoy deseando volver a saludar a muchos amigos y emprendedores que por allí se quedaron y de los que sé están haciendo cosas interesantes y de gran éxito aunque no trascienda en los medios tradicionales. Recuerdo como cuando la crisis se negaba, en aquellos años, en las charlas que di intenté detallar lo que, por desgracia, luego sucedió. En aquella ocasión comenté que no estábamos en una crisis económica tradicional, sino que entrábamos en una crisis de valores. La crisis económica ya finalizó y lo que vivimos es una nueva etapa, un proceso sofisticado que nos conduce a una gran velocidad hacia un nuevo modelo económico. La rotura del sistema financiero fue una consecuencia y no una causa. El conjunto de quiebras en cadena de todos los elementos que componen la compleja amalgama de la economía global son el resultado de un vencimiento a corto de la economía tradicional. Ahora estamos en la antesala de una Nueva Economía que se rige por otros parámetros mucho más digitales, socializados e invisibles. La nueva era del mercado obliga a las empresas a buscar otros escenarios donde desarrollarse y crecer. Una vía es la internacionalización y de eso hablaré esta vez. La nueva economía es digital, inteligentemente colectiva y globalmente internacional. Vivimos tiempos apasionantes e intentaré describir algunas de las claves de lo que se viene a llamar la hipersociedad. En tiempos en que algunos bancos y políticos decidan como organizan ‘legalmente’ el robo al que asistimos, el resto debemos abstraernos y saber que, alejándonos de sus miserias y sus indecentes discursos para indigentes intelectuales, lo que venga vendrá de nuestro esfuerzo e identificación de que hay un mundo mejor por construir entre todos. Los emprendedores debemos liderar ese nuevo escenario.

En esta vida hay ciertas cosas que van irremediablemente unidas: el dolor de estómago y la manzanilla, Paris Hilton y la progresiva pérdida de fe en el ser humano, la política y la incapacidad, el título de enseñanza secundaria y la incultura supina, la televisión ideológica y el aburrimiento, el hombre del tiempo y los mapas, el deportivo descapotable y el simio que lo conduce, la cuarentena y elimplante de silicona, la plaza de Catalunya  y los niños dando por culo con la pelota, las elecciones y las obras, el final de las elecciones y el final de las obras, la ineptitud y la oficina de atención al ciudadano, la desesperación y la pagina Web de RENFE y los aeropuertos con la humillación.

También van juntos el verano y las moscas, la fiesta mayor y el derroche, la radio objetiva y el silencio, yo y las conclusiones más tontas, un nudista y su bicicleta, una advertencia y su amenaza, la política de promoción local y la esterilidad, las mayorías absolutas y la falta de debate, la gestión pública y el retraso tecnológico, la autocomplacencia y los concejales, el divorcio y los cuernos, la anorexia y la moda, el espíritu emprendedor español y el vacío más absoluto, el dinero y la felicidad, los relojes y el tiempo, las pesadillas y el insomnio, la amistad y su cuidado, las matemáticas y Pitágoras, las decisiones arbitrarias y el responsable de vía pública de tu pueblo, la prensa subvencionada y el gasto público selectivo e Internet y el porno.

Los binomios que he enumerado pueden parecer resultado de la generalización, pero la estadística también lo es y nos la tomamos muy en serio. Por ejemplo, sería absurdo decir que los jóvenes son una tribu que solamente piensa en masturbarse, en tenderse en el sofá y en meterse de todo por la nariz. Como también lo sería asegurar que están sanos como manzanas y que todos tienen una habitación dedicada en exclusiva la lectura, a buscar la paz espiritual y a diseñar su microempresa.

Seguramente el término medio sea el idóneo para todas las comparaciones, sin embargo, ¿innovación y emprender no deberían de ir juntos? ¿Son los emprendedores los gestores del cambio a partir de un valor por la innovación que se les presupone?

Innovar hoy en día es algo muy complicado, ya nada está limitado como en el pasado. Antes alguien que se ponía en marcha, primero estudiaba, luego trabajaba y al jubilarse se dedicaba al ocio. Ahora eso ha cambiado, primero se jubila, luego aprende y finalmente trabaja. O incluso de otro modo, primero trabaja, luego aprende y al final se jubila, para volver a trabajar más tarde o estudiar, vete tú a saber.

El cambio de orden si afecta el producto. Es muy distinto. Por eso ahora decir que una cosa va ligada a la otra no es tan evidente, pero si sabemos que muchos de esos procesos están generando un verdadero valor innovador.

Hay ejemplos que demuestran lo que digo, pero, me quedo con uno denominado modelo de “ecoinnovación”. Concretamente uno que Gunter Pauli cita como experiencia de calado social en la isla canaria de El Hierro. Pauli “fue capaz de movilizar más de cien millones de euros en un año con recursos naturales como el viento, la marea o la agricultura”. Ahora mismo, cuenta que a partir de ese proyecto, surgieron 19 proyectos capaces de generar trescientos empleos. Pero como siempre pasa en un país donde emprender es pecado, se mantiene el escaso interés por este nuevo modelo.

Gunter Pauli es alguien admirable. Recomiendo descubrirlo a través de sus libros, de sus videos o de sus aventuras explicadas por otros. Sus libros se escriben en España muchas veces y lo curioso es que, en lugar de editarse aquí, se traducen en China y Corea prioritariamente. De hecho si quieres uno de sus últimos textos debes pedirlo en húngaro como más cercano. Este hombre dice cosas como esta: “cuando se toma café sólo se aprovecha el 0,2% de un grano de café, nadie presta atención al otro 99,8%”. Con él, en Colombia se producen hongos tropicales a menor precio y con más calidad que los chinos y nadie lo destaca, siendo uno de los elementos farmacológicos más potentes y efectivos contra múltiples acepciones y enfermedades cutáneas”.

Si estás por Málaga o cerca de Mijas, apúntate y nos vemos.

MAS BURBUJA LABORAL

Han logrado que, como en las rebajas, el número de referencia no traspase una barrera psicológica. Como cuando algo cuesta 100 Euros y te lo venden por 99,90. El número de parados registrados en las oficinas del Instituto Nacional de Empleo subió en 98.906 personas en octubre y encadenó su tercer ascenso consecutivo. En sólo tres meses más de de un cuarto de millón de personas se han apuntado a las listas del Inem. En ese cómputo no figuran los casi 12000 autónomos que este mes pasado decidieron cesar en su trabajo. Seguimos en plena burbuja laboral, en pleno cuento chino. Evidentemente esos datos no tienen ninguna credibilidad pues siguen obviando un millón de personas que, según sus autores, no están en condiciones ni de aparecer como parados y sólo pueden figurar como en fase formativa. 

Sin embargo si tomamos las “cifras” vemos cosas que preocupan y mucho. El aumento de octubre de este año supone el segundo peor registro en este mes desde 1996, que es cuando comienza la serie comparable del desempleo. Es decir, después de una caida absolutamente demencial durante un año y algo, seguimos cayendo a un ritmo, que si bien es la mitad del año pasado, sigue siendo una barbaridad. No se pueden perder cada mes 200.000 empleos, estaríamos comiéndonos los ojos los unos a los otros. 

Otro dato es que la desvergüenza sigue instalada la secretaria general de Empleo subrayando que, pese a los "negativos datos de octubre, la variación interanual del desempleo lleva evolucionando a la baja desde el pasado mes de marzo. A partir de ahora puede iniciarse una recuperación que contribuya a frenar la destrucción de empleo”. 

Una vez los “motores” de la economía española ya no pueden caer más, ahora le toca el turno de la consumición al tercero. Dos de cada tres nuevos parados pertenece al de los servicios. Pero si, todo eso parece caro, lo de analizar de donde salen esos nuevos parados es de susto. En octubre, el paro subió en 16 comunidades, encabezadas por Andalucía con 20.870. Esto demuestra que la región andaluza se encamina hacia un escenario insostenible, rozando el 30% de paro y donde las políticas activas de modernización chocan con una realidad perversa. Los andaluces deben preparse para vivir sin PER, sin ayudas y con recortes en todos los campos de sus vida cotidiana. Se acercan muy malos tiempos y, es allí, donde se empezará a vislumbrar primero el drama de todo esto.

Además, por si fuera poco, la contratación, en octubre se sigue cayendo, un 14,3% menos que en igual mes de 2008. Es decir, cada vez menor reducción de paro, pero mayor es el proceso de destrucción de empleo probable. Cada día 1800 empresas cierran en este país.

TRANSFORMAR EN COMUN

Mañana estaré Granada en el VIII Encuentro de la Comunidad de Telecentros del Estado. Allí se reunirán responsables de la gestión y expertos de todas las Comunidades Autónomas y del Estado para analizar y debatir la contribución de los Telecentros a la generación de ideas y proyectos innovadores que contribuyan, según ellos, a salir de la crisis económica. Es cierto que actualmente se benefician de los telecentros más de 3,6 millones de personas y que existen en la actualidad 6,300 Telecentros. Como sabéis durante algunos meses he liderado un proyecto de dinamización de una red social en Andalucía llamada Guadalinfo. Ahora ya está gestionada por un equipo profesional de estimulación de entornos. Mañana explicaré como lo hemos hecho y como lo vamos a seguir transformando ese espacio para que el medio millón de andaluces que ya está en esa red social mantenga el sentido por la innovación y la voluntad de sumar inteligencia. A mí me toca trasladar ese modelo de dinamización a otras comunidades, por eso me han pedido que el viernes de una charla alrededor de este tema.