caja madrid

¿transparencia?

El viernes pasado la Junta de la Reserva Federal ordenó que se disponga lo necesario por tal de hacer públicos los documentos que identifican a las entidades financieras que hubieran colapsado en los últimos dos años. Detrás de esa disposición se esconde la voluntad de evidenciar lo que hubiera pasado si no hubiera habido lo que se ha definido como “el mayor rescate bancario de la historia”. Es una buena manera de poner en el “estrado” a los que, tras la lluvia de millones, parece que quedan impunes. Tras el desplome de Lehman Brothers se repartieron más de dos billones de dólares para tapar lo que hubiera significado un colapso sistémico. 

Está por ver si se publicará algo, pero podría ser que pronto supiéramos quienes y cuando hubieran caído de no atajar la fallida con la mayor emisión de deuda de la historia de los EUA. Sabemos que unos 702 bancos medianos norteamericanos entrarán en quiebra en los próximos meses tal y como ha dicho el propio regulador. En España, las entidades en insolvencia manifiesta disfrutan de un tipo de rescate que en nuestro caso se llama FROB. Dejando de lado que para mi ese Fondo es una estafa legalizada por los intereses de una clase ineficiente, estaría bien saber "oficialmente" quienes y cuando hubieran colapsado sin ese recurso falaz transitorio.

Bonos Basura

Hoy me miraba esto y esto. Después de que les vendieran a paladas participaciones preferentes a jubilados y pensionistas, resulta que todo ese montón de expectativas era una montaña de mierda. Ayer, los que tenemos activados los mecanismos de alerta que publican a tiempo real la información económica desde las fuentes reales y no desde las agencias de noticias, asistimos a lo que era más que un secreto a voces. Las poco fiables agencias de calificación Moody’s y Flitch se despacharon a gusto con esos productos de cloaca financiera. Excepto las preferentes emitidas por BBVA, Santander y La Caixa, la del resto de entidades, en concreto las de Bankinter, Banco Popular, Banesto, Sabadell, Ibercaja, Caja Madrid, Caja Duero, Caixa Galicia, Banco Pastor, Caixa d'Estalvis de Terrassa, Banco Valencia, Bancaja, Caixa Cataluña, Caja Santander y Caja de canarias, fueron calificadas de basura financiera

Les aseguro que me las trae al pairo los motivos, lo único que intentarán es “justificar” esa caída de calificación sin atender el motivo real. El asunnto no sólo es un problema de una tipología de producto especulativo, no, el segmento que ocupa el riesgo es mucho más amplio y afecta a todo el modelo de negocio bancario español. El total afectado son “4 planes E” (mi nuevo modelo de medición monetaria), es decir 32.000 millones de Euros.

Pues eso, que ya tenemos algunas cosillas a niveles similares a la deuda subordinada argentina o la de Guinea Bissau. Pero por supuesto que nadie diga que la banca española y el sistema financiero local está tocado porque es de Champions League. Que no se ponga en duda que la deuda soberana española está en riesgo porque el Secretario General de la OCDE ha dicho que todo está bien. Es interesante recordar que ese que asegura que aquí no pasa nada grave es el mismo que puso al borde de la quiebra fiscal a Mexico cuando era ministro de hacienda. No obstante es cierto un dato: con anterioridad a la crisis financiera, Moody's incorporó a sus ratings el hecho del apoyo proporcionado por los gobiernos nacionales y los bancos centrales para solucionar posibles problemas con deuda subordinada. Claro, la banca soberana no está para bromas y ahora el respaldo sistémico a estos instrumentos se ha retirado, por lo que ahora todas las preferentes están en insolvencia manifiesta.

Si alguno de ustedes tiene ese tipo de producto les aconsejo que cojan de la corbata al director de su oficina y le susurren al oído que quieren más participaciones preferentes y que para ello os de un precio asumible. En unas horas el tipo en cuestión os llamará para daros la “enhorabuena” de que podéis comprar un montón de títulos a un precio “muy bueno”. Entonces le decís que vais para la oficina volando ante tan buena opción. Al llegar allí y comprobar el precio al que debéis comprar las nuevas participaciones le volvéis a coger de la corbata o de donde os plazca y le decís con tono amistoso: “perfecto, vende todo lo que yo tengo a ese precio, ¿entiendes?. 

*Quiero agraceder a Ricard sus aportaciones.

TITULIZACION HIPOTECARIA

La agencia de calificación crediticia Moody's repartió ayer una manta de palos que merecen ser destacados. Por un lado se cebó con el bono basura islandés al que rebajó a la calificación mínima existente. Dejó la calificación soberana en Baa3, es decir, el papel islandés garantizado por ese país vale lo mismo que el papel higiénico noruego. Lo que se conoce por “bono basura”. Sin embargo, y asumiendo que en ese informe pocos bonos salen bien parados, vamos a ver que se dice de la deuda española.

En concreto, me interesa el capítulo que el informe dedica a las emisiones españolas de deuda respaldada por hipotecas residenciales, es decir, los bonos de titulización hipotecarios. Según Moody’s estas letras no han hecho más que deteriorarse en los últimos meses, algo para lo que no hay que ser demasiado espabilado para darse cuenta, pero que simbolizan que se procede a desenmascarar la “robusta” deuda de entidad vinculadas al sector hipotecario. Los de la agencia de calificación aseguran que la tendencia de morosidad hipotecaria en septiembre se cuadriplicó por lo que cualquier título respaldado por activos inmobiliarios vale un pimiento. Por eso, la agencia sostuvo que en septiembre se bajó la calificación crediticia de nueve fondos de titulización hipotecaria, cuatro de ellos de Cajamar, y tres de Caja Madrid. Además no se olvidó una decena de transacciones que ya han utilizado todo el fondo de reserva previsto para cubrir esas titulizaciones. 

Debemos tener en cuenta que el Banco de España hace tiempo que se muestra muy preocupado porque las carteras de propiedades inmobiliarias tienen un tamaño desproporcionado. Entre los bancos y cajas españoles se superan ya los 20.000 millones de euros. Además, como no podemos desconectar el deterioro de esos bonos al de la situación económica española en general, nada indica que ese sea un territorio de rentabilidad o, como mínimo, de seguridad. Un paro que superará el 25% real, una crecimiento negativo cercano al 5% y un déficit superando el 14% no son un territorio idóneo para este tipo de bono. Es preciso entender que todo ello no hará más que complicar mucho la comercialización de esos títulos y su rentabilidad por un lado corre peligro y su garantía también. En todo caso lo que si es evidente es que no podrán ser utilizados, ni retirados en mucho tiempo. Una especie de corralito técnico sería más que posible, sino fuera porque se sobreentiende que esos bonos los va a garantizar los de siempre, usted y yo a través de la inversión institucional.

Para certificar esto, y ahondando en el asunto, vemos que a estos de Moody’s se les ha “olvidado” recordar que los bonos hipotecarios españoles no valen ni un tercio de lo que cotizan actualmente. Supongo que lo obvian interesadamente puesto que aquí, esos bonos se van a colocar entre "inversores institucionales". Es decir, vamos a pagarlo todos otra vez. Con esta, ya he perdido la cuenta de cuantas cosas nos va a tocar pagar a los españolitos de a pie por la mala cabeza de unos cuantos.