corbacho

BURBUJA LABORAL

A la espera que desde Eurostat nos den otro repaso a las cifras y confirmen que lo que se publica desde el Ministerio de Trabajo e Inmigración suele estar cocinado, de momento lo que tenemos son las “buenísimas” cifras de paro y ocupación publicadas hoy mismo. Según la octavilla en cuestión, el número de parados registrados en las oficinas del Instituto Nacional de Empleo bajó en 20.794 personas en julio respecto a junio, registrando su tercer descenso mensual consecutivo tras haber estado 14 meses al alza. Según estos datos en España tenemos 3.544.095 personas.

YA SON CINCO MILLONES

Que el desempleo se dispara hasta el 17,36% y supera los cuatro millones de parados, 802.800 más que en diciembre parece no ser suficientemente dramático para que este país reaccione. Aun hace falta más. No se preocupen que lo tendrán. Nadie puede ya detener el desastre que supone esta bola de nieve y más cuando de esa cifra, 766.000 provienen de la destrucción de empleo directo. Además los que nos gobiernan están más preocupados en no recibir una derrota humillante en las europeas que en gestionar esto con responsabilidad. De ahí que sigan intentando hacernos creer que nuestros males son globales y que en las cumbres internacionales nos van a dar algún elixir que se ventile nuestro paro de un zarpazo. En el caso de que al resto del mundo le importara lo que diga Zapatero, la verdad es que no servirá de nada ya que la falta de capacidad de nuestra economía impedirá que nos podamos enganchar al carro de la recuperación global, cuando ésta se produzca, al mismo ritmo de otros Estados más preparados en ese entorno global.