deuda publica

El gran casino

En el vídeo que acompaña la gente de Enlazando Alternativas expone, con mucho humor, en lo que se ha convertido el mercado financiero internacional. Aseguran que es una especie de casino y que existe un método mágico para convertir la deuda privada en deuda pública. Al parecer es sólo preciso una barita mágica y algo de caradura. Seguramente falta incorporar el problema que supone todo eso para los emprendedores y las rentas medias así como decir que el casino tiene sede también en Las Vegas y en Beigin, a parte de Montecarlo.

La burbuja de las reservas federales

La burbuja de las reservas federales

La semana pasada pudimos leer que el Tesoro colocó 3.000 millones de euros en bonos a quince años con un cupón del 5,14%, frente al 4,44% de la subasta inmediatamente anterior. Es decir, un 15% más. Sobre una demanda que superó los 7.000 millones, el Estado captó todo lo que precisaba aunque el precio empieza a ser preocupante. Pero lo que debe inquietarnos es quién compra esta montaña de papel. China, el mayor adquiriente de bonos internacionales y propietaria de una especie de burbuja de deuda soberana imponente. Resulta que ahora se han decidido por la compra indiscriminada de bono español, portugués y griego en una carrera por aumentar la rentabilidad por riesgo.

Saco sin fondo.

Saco sin fondo.

Los inversores ven desplomarse la rentabilidad de la deuda pública española. La remuneración de las Letras del Tesoro llegó al 1% a 12 meses cuando en septiembre pasado estaban al 4,29%. El motivo de este descenso está detrás de la caída de tipos, de las turbulencias financieras y de la menor credibilidad de la fuente estatal. Los “clientes” de este producto se alejan poco a poco. La verdad es que no es malo que así suceda si a cambio permite que el mercado general gane en atractivo y ayude a normalizar el escenario normalizado de recuperación, pero en realidad perjudica la capacidad del Estado para financiar su endeudamiento.