eua

El Tren De La Nueva Economia

Nadie se libra del deterioro si no se pone las pilas. En concreto, en términos de posicionarse en la considerada “nueva economía”, es preciso mantener la actualización. Algo que a los EUA empieza a fallarle con respecto a sus capacitaciones en la red y la telefonía. La falta de presupuesto aplicado en derivados tecnológicos empieza a afectar a su ya perdido liderato. Ahora son otros como Suecia o Singapur que se ponen a la cabeza. Si vamos al detalle descubrimos que hace mucho que los americanos no lideran este elemento de la modernización de la economía. Ha sido el Foro Económico Mundial quien a través de su informe “disponibilidad de redes” que difunde la Escuela de negocios Insead ha puesto a cada uno en su sitio.

Nadie está vacunado contra la competitiva búsqueda de la excelencia en una economía global, tecnificada y drogodependiente de la sociedad del conocimiento. Cabe poner en duda que los que dirigen ese país tengan verdadero interés por lograr que el conocimiento y la inteligencia social se difunda con facilidad y libertad descontrolada por las redes, pero en todo caso lo que sabemos es que van perdiendo el tren del futuro mucho más rápido del que nadie se está dando cuenta.

En teoría, para no perder ese tren, Obama ha previsto gastar 16.000 millones de dólares en modernizar el sistema de Internet del país para que los estadounidenses se conecten a redes de banda ancha desde cualquier punto. AT&T ha dicho que los teléfonos inteligentes están saturando la red. Ahora la culpa será de Steve Jobs. Otros países, los considerados emergentes, recortan espacio en estos factores de un modo extremadamente rápido. China acepta la inversión privada cuando le conviene y la India realiza subastas del especto inalámbrico a toda velocidad.

¿Corre peligro el modelo de capital tecnológica para redes que ahora posee EUA? ¿Seguirá siendo Silicon Valley la capital de la gestión del conocimiento para redes del mundo? No lo sé, pero lo que si sé es que los inversores buscan los territorios que les facilita empezar negocios. También cabe aceptar que la modernización de las redes permite adaptar herramientas que ayuden a proveer mejores condiciones de vida.

Por cierto, España está en el 34, bajando del 24 que estuvo en 2005. Si queréis mejor ancho de banda que la que ofrecen las operadoras españolas capitaneadas por la “punible” Telefónica podéis ir a países como Bahrein, Estonia, Chipre o, incluso, Portugal.

“dÉficits”

Según el premio Nobel de economía Andrew Michael "Estados Unidos se enfrentará a una recuperación de la recesión muy prolongada pese a la inyección de efectivo del Gobierno destinado a programas de estímulo y al sistema bancario". La verdad es que no hay que tener ningún galardón nórdico para darse cuenta que la cosa no está ni mucho menos encarrilada. El menor consumo americano imposibilita su recuperación. Otra cosa es que ese método caduco sea el mecanismo idóneo para salir de la misma. Consumir por consumir sólo trasladará en el tiempo el desencadenante y sus consecuencias. El problema no es tanto de reconducir el modelo de uso de la producción sino en establecer el verdadero valor y profundidad del problema: la economía norteamericana ha perdido casi nueve millones de empleos.

Las heridas de la economía americana que le llevarán a retrasar la recuperación son otras. Por un lado el déficit presupuestario que se amplió en 221.000 millones de dólares llegando a más de 1,4 billones de dólares, algo inédito y que se acerca a puntos de difícil retorno. La situación no es relativamente distinta a la española por ejemplo. Por otro, el aumento de parados limita la recaudación impositiva y los programas de estímulo y soporte social aumentan rápidamente. Aunque pueden parecer efectos muy parecidos al nuestro, la diferencia entre EUA y nosotros es su capacidad para poner en marcha políticas activas desde todos los escenarios ya sean públicos o privados.

Los números del déficit presupuestario son espantosos. Este déficit se debe a algo más que el gasto excesivo, sino también a la recesión en si misma y no se quiere aceptar como elemento estructural del déficit. No entrar en ese asunto y seguir pensando que la recesión está pasando es arriesgado puesto que, cuando los estímulos se deban de abandonar, el déficit y la deuda no podrá reducirse pues el tejido productivo estará todavía enfermo.

Cabe estimar como positivo que los comparables con febrero de 2009 son buenas relativamente. Se cae menos rápido pero se sigue cayendo. Es la fórmula que se utiliza en España por ejemplo para dar la impresión que se está frenando la caída. Si algún matemático o físico quiere ayudarme a ser didáctico lo agradeceré. Me gustaría mostrar gráficamente que seguir cayendo y hacerlo más lentamente es lógico después de una descenso muy duro y que es normal que éste se vaya moderando pero que “porcentualmente” sigue representando una caída similar en términos prácticos.

Un ejemplo claro. Ahora que los estímulos americanos se han frenado el déficit de febrero sumó 222.000 millones cuando la previsión de los “expertos” consultados hablaban de 180.000. En un informe emitido el 5 de marzo, la Oficina de Presupuesto del Congreso, un organismo independiente, calculó que el déficit de febrero sería de 223.000 millones, es decir, acertó. Ahora bien, la recaudación y otros ingresos subieron 23 por ciento curiosamente, representando el primer aumento de entradas desde abril de 2008, pero el déficit aumenta. ¿Curioso?

  • Por cierto, en EUA el Senado llegará a un acuerdo por el cual crearán un fondo 50.000 millones de dólares con aranceles procedentes de firmas financieras que pueden incluir a Goldman Sachs Group Inc. y Citigroup Inc. y que será usado para cerrar instituciones en quiebra. Igualito que nuestro FROB. Igualito…

La Franqueza De Bernanke

Mi buen amigo Benguerel me remite un artículo de la pasada semana que vale la pena tener en cuenta. El Washington Times se hacía eco de las palabras que Bernanke pronunció en el Congreso de los Estados Unidos. Dijo concretamente que "EUA podía estar acercándose a una situación de riesgo similar a la crisis de deuda griega y que la Reserva Federal no dará apoyo a los legisladores que siguen imprimiendo dinero para pagar la burbuja de deuda". El resumen de lo que dice es para ponerse a temblar pues sigo defendiendo que tras la explosión de una burbuja, estos tipos se han inventado otra de peores consecuencias.