exit

'Hola soy Google' en ABC

Ayer publiqué mi columna en ABC como cada semana. En esta ocasión trato el tema de como se gestionan los equipos y las contrataciones en Google como ejemplo de como no lo hacemos en Europa. Sin querer demonizar modelos o santificar procesos, y poniendo de ejemplo mi reciente experiencia con algunos directivos de California y del Sillicon Valley o Boston, he procurado abrir el debate acerca de una realidad cada vez más evidente y que se confiere a la realidad empresarial de nuestros tiempos. Una idea vale más que su ejecución. Entenderlo es fundamental para ver el cambio de socioeconómico que nos invade y que algunos llaman crisis.

En la vida hay dos llamadas que soñaba recibir. La primera: “¡corre ven, he roto aguas!” y la segunda, algo más sofisticada sería: “¡hola, soy Google!”. En distinto momento recibí las dos. Está claro que llegar a desarrollar algo que le pueda interesar al gigante de Mountain View no es sencillo y, a parte de una gran dosis de esfuerzo, tienes que tener algo de suerte. De todo lo que aprendí en ese tiempo me quedo con el nuevo valor del término “ocupación”. Estamos ante una retorcida escala que proporciona la contratación de ideas y de las personas que las contienen. Se contrata el tiempo en el que se piensa, no en el que se “ejecuta”.

Gracias a esta generosa experiencia localizada entre California y Massachussets pude descubrir que la economía digital permite atender con eficiencia el valor de emprender ideas y aportar crecimiento a medio plazo. Está pasando en USA y podría pasar en Europa. Aprender emprendiendo y emprender aprendiendo no dejan de ser las características principales de las “startups” que cada día nacen. De ellas es el futuro en los países que apuesten por el valor añadido, los sectores complementarios (aportación de ideas a cualquier industria o servicio) o lasociedad de conocimiento (razonable y constructivo). Las ideas no sólo son ideas, son la textura con la que se modelan las cosas justo antes de que sean reales. Afrontemos las ideas como resultado de la experiencia. ¿Qué pasa si sumáramos esa destreza que otorga la veteranía con la irreverencia del idealismo joven emprendedor?

Hoy en día, si con cincuenta años te quedas en paro, es probable que no vuelvas a trabajar por cuenta ajena en la vida. Más de la mitad de los jóvenes españoles no trabaja. Nadie les contrata por más del salario de un esclavo. Millones de experimentados profesionales se desangran en las colas de empleo. Estimulemos la suma, dinamicemos la fusión de voluntad, desesperación y sueños. Hagámoslo por nuestra cuenta y dejemos de desayunar cloroformo. Recordemos que nadie les regalo nada a los segundos en su día y nadie va a regalarles ya nada a los segundos. Regalémonos un sueño común y posible todos.

Successful start-up & exit!!

Aprovechando la conferencia que ofrecí el pasado jueves en Pamplona comuniqué oficialmente mi salida del accionariado de Cink a través de una venta total de mis participaciones a diversos inversores. Han sido tres largos años de emprender un modelo de negocio que ha ido variando con el tiempo. Ya dejé la dirección de la empresa hace un año y ahora tocaba rentabilizar la apuesta originaria para afrontar nuevos proyectos. Cabe recordar que Cink fue pionera en la gestión profesional de redes sociales en Europa, bien nos llovieron las críticas cuando empezamos a “vender” lo que ahora se denomina “community manager” a través de unos paquetes de servicios low cost asociados a perfiles corporativos, luego vinieron tiempos del valor añadido en la estrategia de posicionamiento en redes distribuidas y al final el salto al desarrollo tecnológico. Han sido años muy intensos junto a gente extraordinaria. Tras una primera fase en la que pagar las nóminas de los primeros empleados estaba supeditado a un crédito personal de los que éramos socios fundadores pasamos a otra en menos de dos años en la que un centenar de personas trabajaban en Cink desde cuatro países distintos. Dejé la dirección de la empresa en esa situación y tras completar una primera ronda de financiación exitosa. Ahora con la venta total de mis participaciones abandono un proyecto que siempre me acompañará, pero que a partir de ahora servirá para poner en marcha otros tantos.

En Navarra hablé de “las oportunidades de negocio que la nueva economía y las redes ofrecen a las empresas TIC”. Destaqué lo que se convertirá en el hilo argumental de mis proyectos actuales. Entender el momento, el entorno, el reto que se acerca y la definición de una estrategia fueron los puntos a destacar que he aplicado en la cimentación de esta nueva etapa. A pesar de que os iré informando a medida que vayan tomando forma en los próximos meses os adelanto que la marca que englobará el conjunto de operativas emprendedoras será Idodi. En concreto ya trabajan en este proyecto, que aun no ha visto la luz de manera pública, una decena de personas que establecerán soluciones de “internacionalización de autor” con Idodi Internacional, gestión en innovación empresarial con Idodi Corporate y la creación de un fondo para la incubación de proyectos de base tecnológica llamado Idodi Labs. Existirá otra via que será Idodi Talent que se irá desplegando en los tres otros formatos. Ya daremos de que hablar.

El resto de proyectos en marcha parten de mis participaciones societarias o de los modelos de expansión internacional de antiguas empresas que iré anotando aquí en el próximo mes. De momento, a partir de mañana, empezamos otra vez el análisis de la economía a diario. Para lo bueno y para lo malo. Que se preparen algunos de esos que ahora van por las tertulias y escriben columnas como si de esto de la crisis o de lo jodido que está todo llevaran años hablando. No pensaba darle mucha bola a todo eso, pero me parece un abuso por parte de algunos.

Nos vamos viendo por aquí, a partir de mañana, a diario. Hoy os escribo desde Costa Rica. Esta semana estaré en Colombia, Panamá y USA por lo que la hora de publicación puede ser algo más tardía de lo normal.