ogilvy

La startup acelerada en Conector, PopPlaces, se fusiona con el líder europeo Go-PopUp.

La startup acelerada en Conector, PopPlaces, se fusiona con el líder europeo Go-PopUp.

Hace algún tiempo invertí junto a gente como Carlos Blanco o Elena Gómez de Pozuelo en la startup disruptiva PopPlaces. Se trataba de un proyecto que quería convertirse en un marketplace de referencia en el alquiler de espacios comerciales por días al puro estilo de las conocidas ‘pop-up stores’. A lo largo de este tiempo han validado su modelo de negocio, han logrado crecer de un modo espectacular y, de la mano de un equipo liderado por Karen Prats, se han situado como líderes en el mercado español.

REDES SOCIALES Y CONSTRUCCION

La verdad sea dicha, da gusto hablar de crisis y oportunidades en un salón dedicado a la construcción. La mayoría de los asistentes a la ponencia que he pronunciado sobre Redes Sociales en el mundo de los negocios y especialmente en el sector de la construcción durante la jornada de hoy en Construmat, eran empresarios, arquitectos, técnicos, etc., gente que hace ya mucho que vienen notando en su epidermis el frío de una mal llamada crisis financiera. Saben perfectamente que esto no es una crisis como otras, que no tiene que ver con los ciclos exclusivamente y que si quieren sobrevivir hay que atender a la larga cola y a los nuevos escenarios comerciales que se van abriendo. Las redes sociales como tal no son un espacio específico para vender más, poco tiene que ver con la gestión de marca y nada con el tener que estar. Es más complejo y más simple. Todos los que estáis leyendo esto ahora mismo sois miembros de esa amalgama imperfecta que conforman las redes sociales, infectadas de prosumidores y de conocimiento compartido, a veces, mal compartido. Lo curioso del día de hoy ha sido que nadie pronunciara el término maldito de web 2.0 y lo fueran sustituyendo por redes sociales como si fueran lo mismo o meros sinónimos. Son cosas distintas, es como sustituir el término central nuclear por el de medio ambiente, nada que ver aunque relacionados. Pues lo curioso de lo que he vivido hoy, es que la mayoría de los asistentes que se acercaron al finalizar el debate tenían clara esa diferencia, hasta el punto de que muchos han decidido no usar la web 2.0 por el mero hecho de usarla y, a cambio, han empezado una de las tareas que repercuten en el propio éxito de las redes sociales: crear comunidad a partir de los intereses creados, que no comunes. Os dejo la presentación que le he soltado en seco y sin protección.