El papel indispensable de los Venture Builder también crece en España.

Es probable que todavía no hayas oído hablar mucho de los Venture Builder. Aunque en Estados Unidos y algunos países europeos son relativamente conocidos, en el resto no lo son tanto. Este tipo de 'fábricas de startups' lanzan proyectos al mercado a partir de ideas y recursos propios. A diferencia de incubadoras o aceleradoras, donde los emprendedores aplican a programas que los eligen bajo una idea, un plan de negocio y una primera inversión proveniente de ellos mismos, los Venture Builder buscan a los emprendedores para llevar a cabo un negocio que surge en el seno de este tipo de estructuras y a partir de fondos propios que ponen a su disposición.

También, a diferencia de las incubadoras y los aceleradores, no suelen realizar ningún tipo de programa competitivo que culmine en un Demo Day. En su lugar, identifican ideas de negocio dentro de su propia red de recursos y asignan equipos internos para desarrollarlos. Son un buen complemento al ecosistema tecnológico y empresarial que una sociedad moderna y digital debe tener. Cada uno cumple un papel y, en esencia, la experiencia de los miembros puede determinar el grado de éxito de cada una de las propuestas.

En realidad, técnicamente, un Venture Builder es un vehículo de inversión que va tomando parte en cada uno de los proyectos genera. Lo hacen recaudando capital, estimulando la incorporación de personal, diseñando modelos de negocio, creando productos mínimos viables, contratando desarrolladores de negocio y ejecutando campañas de marketing eficaces. Un modelo en crecimiento que en 2011, bajo el concepto Venture Production Studio, Nova Spivack puso en marcha bajo criterios muy similares a lo que ahora comentamos.

En el mundo hay algunos Venture Builder muy notables. Obvious Corp que nació como una spin off de Twitter, Betaworks, cuyo portafolio incluye Instapaper y Blend y la alemana Rocket Internet que vio nacer a PayMill, Jumia y FoodPanda. En España destacan espcialmente Sonar VenturesClimbcrewAntai Venture Builder, y el VB de mi amigo y socio Carlos Blanco Nuclio Venture Builder.

Ahora debemos sumar una nueva iniciativa. Se trata de Akola Venture Builder que ya ha lanzado su primer proyecto, Lexgoapp. Una aplicación donde más de 1000 abogados están en estos mismos ofertando sus servicios. Se encuadra en el denominado ‘legaltech’ que poco a poco se irá normalizando. Ubicados en el nuevo epicentro tecnológico de Barcelona, el Pier01 de Palau de Mar, tienen previsto lanzar dos nuevas startups durante 2017.

Actualmente es un proyecto impulsado por Carlos Guerrero, (Sitka Capital y Fornesa Abogados), Miguel Lobón (Sitka Capital y Fornesa Abogados), Christian Rodríguez (Byhours), Carlos Otermin (Rocket Internet, Lazada Group), Vanessa Palmer (Numa), Jaume Bosch (Nautal), Valentí Freixanet (LetsBonus),  Gerard Peiró (BeMobile), Enric Batlle (Tempobridge), Pilar Rubio (Viriditas Ventures) y Fernando Becerra (SSW Earty Fund), entre otros. 

La diferencia más interesante entre Akola y otros Venture Builder es su interés por lanzar proyectos se encuadran en la intersección entre creatividad y tecnología. Su visión es la de estimular un impacto social positivo y duradero siempre en contacto con la sostenibilidad, la creatividad y el largo plazo. Consideran que la tecnología es mejor cuando aparece la creatividad. Esperan impulsar startups de la mano de Programadores junto a Creadores. Poco a poco la economía española va articulando los activos necesarios para modernizar su modelo de crecimiento. Veremos si el resto de aspectos necesarios lo acompañan.