quito

Cinco noticias positivas sobre el empleo del futuro.

Cinco noticias positivas sobre el empleo del futuro.

Hace dos semanas que no publico ningún artículo en este blog. Sé que no hay excusa pero a veces la carga de trabajo y viajes lo hace realmente difícil. En apenas tres semanas he impartido conferencias en Santiago de Chile, Quito, Fort Lauderdale Florida, Santiago de Compostela, Málaga, Jerez de la Frontera y ayer mismo en San José de Costa Rica. Tras todas estas charlas hubo siempre un denominador común que la audiencia me traslada muchas veces. El modo en el que las personas debemos afrontar el desafío que supone convertirnos en la respuesta humana al tsunami tecnológico. Suelo apelar a que lo importante no es saber la respuesta sino conocer la pregunta. Una cuestión que nos lleva irremediablemente a que el uso tecnológico siempre será el método, el cómo, pero lo relevante siempre deberá ser el porqué, el motivo y ese no es otro que mejorar empresas, sociedades y personas. 

El futuro del marketing: de la agencia al laboratorio.

El futuro del marketing: de la agencia al laboratorio.

La semana pasada estuve en Santiago de Chile primero y en Quito después. En concreto para ofrecer dos conferencias parecidas aunque con dos enfoques muy distintos. La primera fue con motivo de la Feria que organizaba una de las principales holdings empresariales de la región, el grupo Falabella. La segunda en el marco del mayor evento sobre marketing que se realiza en Ecuador, el Exma Ecuador. Hoy quiero centrarme en el contenido que expuse precisamente en esta última. Ante un público dedicado al ‘mercadeo’ planteé mis reflexiones en general obtenidas de la relación con diferentes equipos de marketing de todo el mundo y, en particular, de algunas consultorías realizadas para clientes propios. La idea central, lo tengo claro, es que lo que ahora llamamos marketing va a ir apartándose poco a poco de un espacio tradicional considerado ‘agencia’ para trasladarse técnicamente en un ‘laboratorio’.

Oportunidades de Ecuador

photoEl economista Jean Baptiste Say dijo que un empresario (estoy seguro que se refería a una especie de emprendedor de entonces) era muy distinto al propietario de un negocio. Diferenciaba la distribución de la renta y la cadena de dependencia de ésta. Algo muy interesante que marcaría todo debate sobre aspectos del valor de la emprendeduría y el riesgo asumido en el impulso de empresas. Sin embargo, lo que me interesa de su literatura es un pasaje en el que tras ser preguntado por un alumno sobre el valor de la innovación en el trabajo (un término distinto al de hoy pero esencialmente universal) él respondió que “eso era materia de jugadores, disciplina para valientes, sustancia de soñadores”. Me fascina que hace tanto tiempo alguien pudiera pensar algo tan cercano a lo que yo creo. En eso me quedo, con la sensación de que la valentía, el riesgo y los sueños pertenecen a un modo transversal de ver la vida.
En unas pocas horas ofreceré una conferencia en el auditorio Vallejo Araujo de Quito sobre las oportunidades de un país como Ecuador en la Nueva Economía. Obviamente el reto es enorme pero la oportunidad existe. Nuestra filial andina de IDODI aquí es la más activa de las más de una decena que tenemos en marcha hoy en día y está logrando establecer un buen enlace con el tejido empresarial del país.

Hoy hablaré de cómo un ecosistema en crecimiento sustentado en la exportación de crudo y su potencia agropecuaria puede ser capaz de convertirse en una década en un país inteligente, exportador de conocimiento en la zona y con valor añadido. Para ello la educación, el estímulo público, el valor empresarial, la adopción de la nueva Economía como punto de partida y la activación de procesos de síntesis de todos esos cambios pendientes serán los que dicten sentencia.