singulars

¿de que ríen?

El pasado 31 de octubre estuve por tercera vez en Singulars, el magnífico programa que dirige Jaume Barberá en TV3. Esta fue la que tuvo mayor repercusión por la gran cantidad de mensajes recibidos. De hecho fuimos Trending Topic por partida doble esa noche tanto por mi nombre como por el del programa. Hubo diversas frases o partes de la entrevista que se replicaron en las redes de manera importante. En concreto la que más apoyo recibió fue cuando tras visionar un video en el que Rajoy hacía bromas de temas muy serios en una rueda de prensa, los periodistas le rieron las gracias en lugar de ser incisivos. Le pregunté a Jaume: “¿de que ser ríen esos periodistas? La verdad es que mi actitud fue algo más calmada y probablemente algunos considerarán que derrotista, pero no es cierto. Sigo pensando y luchando como nunca, pero con nuevos matices como digo en el programa. Digo que hay políticos que se llenaron la boca de leyes de emprendeduría, contra la morosidad pública (el plan montoro) o cualquier otra se han traducido en la mayor mortalidad de proyectos emprendedores de la historia reciente por un lado y por la situación de quiebra del 20% de las empresas de este país por falta de cobro de la administración. Para llorar (o reír para algunos periodistas supongo). Os dejo con el video de ese día subtitulado en castellano gracias al trabajo desinteresado de un buen grupo de lectores y seguidores a los que les debo un café (cómo mínimo).

De nuevo en 'Singulars'

Es casual, lo aseguro, pero mañana, por Halloween, estaré en la tele celebrando la noche de difuntos. Por cierto, en Catalunya esa noche se denomina “castanyada“. Mañana a las 22:40 participaré por tercera vez en Singulars. El programa que dirige Jaume Barberá en la televisión pública catalana y que se ha convertido en una referencia para los que piensan de forma lateral. Cada vez que paso por Catalunya suelo tener alguna intervención en prensa pero esta es especial. La primera vez que estuve, hace casi 4 años, titularon mi intervención como “No anem bé“ (“No vamos bien”). Aquella intervención marcó un antes y un después. Mi blog por aquella época hablaba de economía digital y de proyectos emprendedores pero también era ácido y crítico y más de un susto. A pesar de que llevaba años denunciando hacia donde me daba la impresión que iba nuestra sociedad  y su modelo económico, a pesar de que puse nombres a quienes nos estaban enfocando al abismo y a pesar de comentar que sin apoyo al emprendedor y con un modelo especulativo no íbamos a ningún sitio, tuvo que ser a partir de esa noche que algunos de esos análisis empezaron a evidenciarse de un modo dramático y en diversos medios. Un año después me invitaron a participar en el primer programa a cuatro manos. Junto a Santiago Niño Becerra y en un programa titulado “Dues visions de la crisi“ (“Dos visiones de la crisis”) se produjo uno de los llamados “minuto de oro” en la televisión: el instante en el que Jaume nos preguntó que hacer con nuestros ahorros. Los dos nos quedamos en silencio, nos miramos y durante unos eternos segundos no dijimos nada.
En esta tercera ocasión el título es una pregunta: “Cada día pitjor?“ (“¿Cada día peor?”). Que la emisión sea el miércoles de Halloween lo podemos asociar a que ahora vivo en Dublin, que estamos en la era del truco o trato o que la política española es una fiesta de disfraces, vete tú a saber. En esa noche se suelen gastar bromas, contar historias de miedo y se visionan películas de terror. Pues eso, que no he sido yo quien ha elegido la fecha, lo juro.

Voy a intentar ser crítico, pero analítico. Los responsables son los que son, los que se han fundido el dinero de todos son los que son, los que han jugado y juegan con la vida de las personas son los que son, los que humillan a la gente son los que son, los que viven alejados de la realidad son los que son, los que piden sacrificios pero no los practican son los que son, los responsables existen y hablaremos de ellos. Sin embargo espero que pueda compaginarlo con mi verdadera pasión, la que me lleva desde hace 20 años a montar negocios: el espíritu emprendedor, la innovación, viajar para aprender, descubrir y sobretodo para llevar las riendas de mi propia existencia por encima de todo y de todos.

Tengo claro, desde hace tiempo, que en manos de la “casta” política y de sus “mamporreros” de corbata y hall decorado con deportistas de élite asegurando la luna será inviable tirar para delante. Es de inidigencia supina decir que una entidad financiera catalana ahora es “internacional” y que es una de las más grandes del mundo porque “se ha unido” a un gran banco. Que falta de moral. Esa entidad estaba rota, quebrada e insolvente y que ahora todo eso parezca un sueño depende de que se han sociabilizado todo ese dispendio entre el resto de “no responsables”. Eso mismo pasa con otra de las entidades de vergüenza ajena. Hay un banco o lo que sea ya que se denomina “banca inteligente”. Pues eso, yo le hubiera puesto “banca lista” que no es lo mismo. Y ahora toca el “banco malo”, ese en el que van a meter toda la bazofia financiera como si de ese modo no doliera. Es como barrer la mierda y meterla debajo de la alfombra. Seguirá allí hasta que salgan bichos. De momento, el coste de todo ese banco malo de las gaitas lo pagaran todos los españoles. Recuérdenlo cada vez que oigan aquello de que “el FROB se hace cargo”.

Que los políticos sigan diciendo cosas como “estamos saliendo de la crisis“ o que “debemos asegurar las instituciones“ cuando quieren decir “durante lo que me queda de legislatura rezaré para ver si por ciencia infusa baja el paro“ y en el segundo caso “no entiendo porque la gente protesta tanto si no es culpa nuestra haber prometido no subir impuestos, no recortar nada y la luna llena en un plato y no haber podido cumplirlo“. Y es que estamos en manos de la peor generación política y financiera de la historia. La orgia que se han pegado unos y otros la vamos a pagar todos, incluidos los que no jugamos a “multipropietarios” de tres al cuarto y nos fuimos a emprender lejos, nosotros también pagamos por cierto. Ahora que los jóvenes huyen, ahora que socialmente España se quiebra, ahora que emprender es un reto más moral que económico, donde si no te organizas un modelo de negocio sofisticado e imaginativo las opciones de fracasar son altísimas, ahora pues, es momento de afrontar el reto de una nueva sociedad, de un nuevo sistema social que no deja de ser al fin y al cabo una oportunidad de dejarles a nuestros hijos un mundo mejor. Está claro que si no hacemos algo eso no sucederá y seguiremos la inercia de aquella gran bola de mierda que se avecinaba por el horizonte y que nos ha pasado por encima.

La reseña del programa explica que no es la primera vez que voy al plató de Singulars y que como siempre vendré cargado de ideas nuevas con respecto al mundo de los negocios y de visiones del futuro que nos alejan de lo tradicional.

Este economista de 42 años es un emprendedor nato que a los 17 años montó su primer negocio. En los últimos 5 años ha fundado 5 empresas con más de un centenar de trabajadores en Europa y América.

Marc Vidal es un experto en nueva economía y estrategia a través de las redes sociales. Además de la gestión de sus empresas, hace conferencias y colabora con diversas universidades europeas y americanas como tutor en postgrados y másters de nuevas fórmulas de negocio y comunicación tecnológica.

Nos viene a hablar de “responsabilidades y oportunidades“. Responsabilidades porque dice que hay que señalar quiénes son los responsables directos de la grave situación económica española y oportunidades para tomar conciencia de que la economía del futuro nos lleva a abrirnos al mundo para buscar nuevas formas de negocio aprovechando el espacio sin fronteras de las tecnologías digitales. De hecho él se define como “experto en negocios digitales”.

Es muy crítico con la clase política, con la burocracia que convierte a España en uno de los países donde es más difícil montar una empresa, y donde menos apoyo tienen los emprendedores. Ha escrito un libro que se llama “Contra la cultura del subsidio“ y es muy claro cuando dice que la política de subsidios es uno de los grandes males de nuestra sociedad.

Me han comentado algunos lectores que durante el programa van a a estar traduciendo al castellano lo que suceda en el programa por lo que será posible seguirlo en imágenes a tiempo real fuera de Catalunya también via TV3 a a la Carta y leerlo en castellano via twitter a través del hashtag #singulars31O o #singumarc (prefiero la primera). Tras la emisión del programa estaré operativo un ratito en mis perfiles de TwitterFacebook y en los comentarios de este mismo post para participar de la tertulia digital globalizada e hipersocial que se produzca a partir de entonces. El hashtag que han propuesto algunos lectores twitteros será #singulars31O y #singumarc para antes, durante y después del programa.

Optimismo inevitable

Desde hace algunos meses algunos de los lectores de este blog critican, estoy seguro que de buena fe, mis artículos “optimistas“ y “alejados de la realidad“. Con mi propia hemeroteca podemos detectar que no fue precisamente mi característica principal esa de la que ahora dicen que hago gala. Lo que sucede es que uno no está para “anunciar el fin del mundo constantemente“. Ya pasó, ya lo hice, ya lo dijimos. Cuando participé junto a Niño Becerra al programa “Singulars”, donde ya había estado antes y donde estaré en pocas semanas de nuevo, recuerdo lo que nos diferenciaba: yo señalé culpables, dije que se podía salir de esto si se asumía que era un nuevo sistema en todos los ámbitos humanos y sociales, él aseguró que era inevitable y que era una crisis económica de tipología sistémica. Seguimos pensando distinto. De hecho es normal. Mi buen amigo Santiago es un académico que puede patinar por el escenario de las hipótesis por calibrar, pero yo soy emprendedor y no me puedo permitir esos excesos. Ahora toca seguir viviendo. Seguir viviendo. Elegí hace 16 años hacerlo constantemente viajando, recorriendo el mundo y descubriendo territorios. Lo convertí en mi modo de vida, supervivencia y, ahora, gracias a un sofisticado network de colaboradores, compañeros y socios en todo un reto constante ayudando a emprender a otros. Siento ser optimista, pero no tengo más remedio. Estamos viviendo una especie de fin del mundo, lo sé, pero quiero ser testigo y partícipe, cueste lo que cueste, del nuevo.
Mis amigos me escuchan y callan. Lo hacen desde hace lustros. Saben que cuando me arruiné por completo (prometo describirlo en breve), y eso sucedió dos veces, lo pasé fatal. Algo que se explica en 4 minutos se tarda en digerir 4 años. Sin embargo, cuando les cuento un nuevo reto, un nuevo proyecto en el que voy a depositar toda mi energía y patrimonio, ni se inmutan, saben que no va a ser posible evitarlo. Esperan y observan. Si me va bien, lo celebran, si me va mal, me apoyan.

Las dudas sobre el perfil de un tipo que se dedica a montar empresas y casi ni a disfrutarlas es algo difícil de cristalizar. Es posible que esté tatuado en alguna especie de versión molecular de su organismo. No lo sé pero suena siniestro que así fuera. Es como si el resto de la sociedad, esa que duerme la siesta en el sofá social sin inquietarse, no tuviera ninguna función más que esperar a que les despierten puesto que los “emprendedores con ADN de emprendedor” ya se encargarán de poner patas arriba esta sociedad. Pues no.

Creo que todos tenemos esa titularidad. Plantearse un objetivo y un plan para lograrlo es algo que ha hecho todo el mundo en algún momento de su vida. Calcular como se logrará, que exactamente, quien nos ayudará, cuanto costará y desde donde lo haremos son las preguntas que cualquier individuo se plantea ante un reto personal. Lo mismo que los negocios, pero al igual que en lo cotidiano, las empresas requieren que arriesguemos, que nos la juguemos. En esas preguntas hay alguna que va implícita como ¿qué me va a pasar si no lo logro? Precisamente esa última cuestión es la que frena muchos proyectos. Pero si algo frena el progreso desde siempre es la constante presión sobre quien quiere intentarlo. Los pesimistas gozan de una buena reputación, pero también se equivocan. Eso no fue lo que pasó, pero esta vez pudiera ser.

Dos Visiones De La Crisis

Aquí os dejo el programa de ayer. Fue un programa intenso, enriquecedor y espero que mostrase en el poco tiempo que tuvimos algunas de las cosas que considero se deben decir. Nos pasamos de tiempo y tuvo que recortarse unos cinco minutos. Nada destacable por encima de lo que si se ha emitido. Jaume Barberá volvió a estar magistral en su modo aparentemente distante y Santiago Niño fue un gran compañero de mesa. Ahora cabe saber si alguna otra televisión de este pais (¿pública?) se atreve a emitir algo parecido. Si alguien tiene la traducción al castellano, gustosa y agradecidamente la enlazo aquí mismo. Gracias a todos por las muestras de afecto y apoyo.

A Ver Que Pasa

La expectación que ha levantado en la red económica el programa de hoy de Singulars, me invita a ser mucho más claro y certero en los análisis que compartiré con Santiago y con Jaume. El espacio se dividirá en tres partes. La primera busca descifrar si estamos en una crisis o aun seguimos en la precrisis. La segunda buscará soluciones y la tercera querrá saber cual es el futuro que nos espera. Para los tres puntos habrá diferentes visiones, seguro, pero en mi caso no dejaré pasar la oportunidad para volver a denunciar la mediocridad que nos rodea, el robo de los sueños de una generación y las digestiones de anestesia con las que place nuestra sociedad actual. El nível de Niño Becerra es tan alto que, más que a debatir, voy a aprender. Otra cosa es que intente aportar la visión del que cada día se enfrenta a la realidad económica de este país y no tanto la visón académica de quien explica en un aula teoría económica. Por cierto, estaré en todas mis redes sociales para debatir con vosotros el programa poco después de su finalización. En twitter, en facebook perfil o facebook página y en burbuja.info. El que quiera aportar una traducción de lo que allí se diga en catalán se lo agradeceré. Si es en texto la publicaré aquí mismo junto al video al día siguiente. Gracias de antemano.

Con NiÑo Becerra En Singulars

El próximo lunes en Singulars, Santiago Niño Becerra y yo mismo hablaremos de la crisis y sus condicionantes junto al valiente conductor del programa, Jaume Barberà. Entre Santiago y yo hay pocas diferencias en el fondo. Los dos apostamos por definir el escenario actual como de preludio de algo mucho más dramático, como de evidente cambio de modelo sistémico y de que lo que nos explican poco o nada tiene que ver con el asunto en realidad. La diferencia entre él y yo radica en el hecho de que yo no acepto como factor válido que esto no se pudo evitar, por lo menos no en la dimensión a la que ha llegado, que hay culpables y que siguen sentados en los mismos sillones de alcántara. También nos aleja el lugar desde el que observamos el problema. Yo soy poco académico y mis análisis radican en una parte importante en el día a día de la gestión de negocios y desde la puesta en marcha de proyectos tecnológicos. Considero que hay opciones y que éstas deben explicarse. No obstante admiro la capacidad de Niño Becerra, su prodigiosa inteligencia y el enorme valor de ir a contracorriente, sé lo que supone en lo personal y en lo profesional. Recomiendo a los de estómago sensible ver el programa sin cenar. ¡Lo vamos a pasar bien!

SE NOS HELARÁ LA SANGRE

El próximo lunes en el programa Singulars de la Televisió de Catalunya, Jaume Barberá entrevistará a Ricardo Vergés. Yo tuve el placer de participar en ese programa como antes había hecho Edwuard Hugh o la monja benedictina Teresa Forcadas. La verdad es que hay pocos programas donde, a través de una conversación agradable y abierta, se puedan escuchar según que verdades. En este caso, con Vergés, vamos a tocar techo muy probablemente. Muchos sabréis de él pero os comento que a parte de economista y arquitecto es miembro de la Comisión de Estadística del Ministerio de la Vivienda y Catedrático de Economía Inmobiliaria de la Universidad de Montreal. Durante algunos años fue consultor de la Dirección de la Construcción del gobierno francés y se ha especializado en la Investigación sobre el capital-vivienda. El director de su tesis de Doctorado de Estado en Ciencias Económicas fue un profesor mío, el gran Pierre-Henry Dericke de la Universidad de París-X, Nanterre. Por lo que he podido saber, las cifras aplicadas en gráficas muy elocuentes y didácticas van a helarle la sangre a más de uno. No os lo podéis perder, lo colgaré aquí al día siguiente.